Search
sábado 21 octubre 2017
  • :
  • :

Comer más proteínas de origen vegetal prolonga la vida, según nuevo estudio

proteinas-vegetales1

Un nuevo estudio, desarrollado por la Facultad de Salud Pública T.H. Chan de la Universidad de Harvard, sugiere que si tu principal fuente de proteínas son las carnes rojas, podrías estar acortando tu vida, mientras que aquellos que ingieren más proteínas de origen vegetal, tienen un riesgo más bajo de fallecer de forma temprana.

“Observamos que la proteína de la carne roja, en particular de la carne roja procesada, está firmemente asociada con la mortalidad“, menciona el Doctor Minyang Song, investigador principal, quien añade que “la proteína del pescado o del pollo no se asocia realmente con la mortalidad”.

Los hallazgos del estudio son una razón para incluir más proteínas de origen vegetal en la dieta diaria:

  • Por cada aumento del 3%  de proteínas vegetales en la dieta diaria, los participantes experimentaron una reducción del 10% del riesgo de muerte por cualquier causa y una reducción del 12% de la mortalidad por causas cardiacas.
  • Los participantes experimentaron un aumento del 2% del riesgo de muerte por cualquier causa y del 8% del riesgo de muerte por causas cardiacas por cada incremento del 10% de la proteína animal en su consumo total de calorías diarias.
  • Intercambiar un 3% de las calorías procedentes de la proteína animal por proteínas de origen vegetal redujo el riesgo general de muerte prematura, en función del tipo de proteína animal que se sustituía.
  • El riesgo de muerte prematura se redujo un 34% si las personas comían menos carne roja procesada, un 12% por comer menos carne roja no procesada y un 19% por comer menos huevos, mostraron los hallazgos. La carne roja procesada incluye el tocino, las salchichas y los fiambres, dijo Song.

Jim White, dietista registrado e instructor de educación física y salud, dijo que los hallazgos no son sorprendentes. La carne procesada contiene grandes cantidades de sodio y nitratos, que se han asociado con la enfermedad cardiaca y el cáncer. Los cortes grasos de carne, en particular de carne roja, también contienen grandes cantidades de grasa saturada, colesterol y calorías extra, dijo White, vocero de la Academia de Nutrición y Dietética (Academy of Nutrition and Dietetics).

Las proteínas vegetales tienden a ser más saludables, y contienen una gran cantidad de fibra, antioxidantes, vitaminas B, ácidos grasos omega 3 y otros buenos nutrientes, pero menos calorías y muy poca, o ninguna, grasa saturada.

“No soy de los que aconsejan que deje de comer carne roja”, dijo White. “Pero si alguien come tres porciones de carne roja a la semana, yo le recomendaría cambiar al pescado o al pollo, o a alguna forma de proteína de origen vegetal”.

Para este estudio, Song y sus colaboradores analizaron los datos de dos estudios estadounidenses de gran tamaño que hicieron un seguimiento de la dieta de los participantes durante hasta 3 décadas. Los estudios contaron con más de 131,000 personas cuyo consumo diario de calorías fue de un promedio de un 14% de proteína animal y un 4% de proteína de origen vegetal.

Los participantes del estudio tendían a obtener proteínas de origen vegetal a partir de alimentos como legumbres, cereales, pan, pasta y frutos secos.

Cabe destacar que el aumento del riesgo de mortalidad asociado a la proteína animal solamente se produjo en las personas con otros rasgos malsanos en su estilo de vida, como la obesidad, beber mucho alcohol, fumar o la falta de ejercicio, indicaron los autores del estudio. La asociación desapareció en los participantes con un estilo de vida saludable. Song menciona que esta asociación entre el consumo de carnes rojas y hábitos malos para la salud, es así porque las personas conscientes de su salud tienden a optar por fuentes más saludables de proteína animal.

“Los patrones dietéticos entre los grupos saludables y no saludables son muy distintos, especialmente en las fuentes de proteína y la cantidad de consumo”, dijo. “Las personas del grupo no saludable tienden a consumir proteína de la carne roja y productos lácteos, sobre todo los productos lácteos ricos en grasa. Las personas del grupo del estilo de vida saludable consumieron principalmente proteína animal del pescado o del pollo”.

Además, el estudio halló unos resultados mezclados con respecto a los huevos y los productos lácteos, los cuales no eran tan malos como la carne procesada o roja, pero no eran tan buenos como el pollo o el pescado.

“Cuando se compara el huevo y los productos lácteos con la carne roja, se pueden considerar una buena fuente, pero el pescado o el pollo serían una fuente mejor”, dijo.

Los hallazgos aparecen en la edición en línea del 1 de agosto de la revista JAMA Internal Medicine.

Fuente: HolaDoctor.com – La nueva verdad científica sobre las carnes rojas




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *