Search
domingo 19 noviembre 2017
  • :
  • :

¿Por qué hablamos en los sueños?

hablar-dormido

Si no eres de los que al despertar recibes la noticia de que hablaste mientras dormías, seguramente has escuchado a alguien murmurar durante sus horas de sueño. Pero, ¿por qué ocurre esto?

Este fenómeno es formalmente como somniloquy, y es un trastorno del sueño que la persona realiza sin ser consciente de ello. Puede implicar diálogos o monólogos complicados, frases difíciles de comprender o murmullos, y casi siempre son de corta duración, informa la Fundación Nacional del Sueño (NSF por su sigla en inglés).

Las personas que hablan dormidas lo hacen en forma inconsciente, por lo que sus voces y el tipo de lenguaje que utilizan puede sonar diferente de su discurso en la vigilia. Esto puede ser espontáneo o inducido por una conversación de quien duerme al lado.

Lo que decimos también es un misterio, y poco se sabe sobre el contenido o motivo de la conversación: algunos dichos no tienen ningún sentido en absoluto, y algunos pueden estar relacionados con eventos pasados, experiencias y situaciones que ya no tienen relevancia actual o impacto emocional. Según la NSF, la ciencia moderna y la ley aceptan que hablar en sueños no es producto de una mente consciente o racional y por lo tanto, carece de valor legal.

Aunque no causa daño, el hecho de hablar dormido puede causar vergüenza y en ocasiones molestar a un compañero de cama, de cuarto, o ser perjudicial cuando se duerme en grupo. Si la situación es frecuente y causa este tipo de problemas o la interrupción del sueño, los expertos aconsejan que se consulte a un especialista.

¿Qué provoca este fenómeno? Ilene Rosen, de la Universidad de Pennsylvania dijo a USNews que hablar en sueños podría ser un signo de un trastorno más grave, como la apnea del sueño, terrores nocturnos, trastorno del comportamiento REM o sexomnia. O puede ocurrir cuando una persona experimenta fiebre alta, falta de sueño, depresión, porque está bajo estrés o consume alcohol o drogas antes de acostarse.

Fuente: HolaDoctor.com




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *