Search
lunes 11 diciembre 2017
  • :
  • :

La importancia de las vacunas

Las vacunas son preparaciones biológicas (por lo general  inyectables) muy importantes para nuestra salud, ya que refuerzan nuestro sistema inmunológico y nos ayudan a prevenir enfermedades graves y hasta mortales.

Funcionan “enseñándole” al cuerpo a defenderse ante determinados microorganismos nocivos para la salud, como virus y bacterias, mediante la incorporación de una dosis muy pequeña y segura de estos, previamente debilitados o destruidos.

Por lo tanto, una vacuna es una inyección del mismo microorganismo que nos puede enfermar, pero en una versión débil para que nuestro cuerpo lo ataque, y posteriormente, si el microorganismo nos invade, el sistema inmunológico recuerde fácilmente cómo lo destruyó.

Gracias al descubrimiento de las vacunas, se ha reducido importantemente la mortalidad, favoreciendo el crecimiento y la salud de la población mundial.

Las personas necesitan vacunas desde muy temprana edad debido a que cuando nacemos, venimos con una protección transmitida por nuestra madre a través de la placenta, pero después de un corto periodo esta protección se pierde y las vacunas nos ayudan a protegernos de agentes externos que nos pueden enfermar.

En Chile existe el Plan Nacional de Inmunización, para el control, eliminación y erradicación de enfermedades prevenibles por vacunas, administrando vacunas gratis a los niños en todos los centros de salud del país. Este plan de vacunación comienza en el momento de que un niño nace, hasta aproximadamente los 10 años.

En total son nueve vacunas que el Estado provee. Información detalladad del Plan Nacional de Inmunización aquí.

 

Principales tipos de vacunas

1- Vacunas víricas y bacterianas, son aquellas que incorporan al virus debilitado en nuestro organismo. La vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola son claros ejemplos.

2- Vacunas inactivadas (elaborada con microbios muertos), están compuestas por una proteína u otros fragmentos pequeños del virus o bacteria. Ej: Vacuna antigripal.

3- Vacunas toxoides, contienen una toxina o químico producido por el microorganismo causante de la enfermedad, generando la inmunidad ante los efectos dañinos de la infección, pero no a la infección en sí. La vacuna antitetánica es toxoide.

4- Vacunas biosintéticas, se componen por sustancias artificiales, muy similares a trozos de virus o bacteria. Por ejemplo, la vacuna del papiloma humano es de este tipo.

Existen diversas maneras de administración de vacunas, están las vacunas inyectables, las orales, y las de inhalación intranasal.

Si quieres profundizar más este tema, te invitamos a leer este interesante artículo de la historia de las vacunas.

 

Fuentes:

Vacunas y su importancia

Vacunas (y II) y sus tipos

Información general sobre las vacunas




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *