Search
Sábado 19 Agosto 2017
  • :
  • :

El ABC de las vitaminas: Vitamina C o Ácido Ascórbico

vitamina-CLa vitamina C, al igual que las vitaminas pertenecientes al grupo B, es hidrosoluble y otorga muchísimos beneficios a nuestro organismo. Presente en frutas y verduras, abunda en los cítricos, en las verduras verdes y pimentones. Los animales no son capaces de sintetizarla, por lo que no la encontramos en ningún producto de este tipo.

Sus funciones son múltiples, y entre las más importantes se encuentra su ayuda en procesos anti infecciosos y anti tóxicos en nuestro cuerpo y su importancia para mantener los huesos, dientes y vasos sanguíneos gracias a su aporte en la formación y el mantenimiento del colágeno, lo que también la hace importante a la hora de la cicatrización de heridas y quemaduras.

Es necesaria para la síntesis de los glóbulos rojos e importante para la síntesis de los neurotransmisores, también para la absorción de otras vitaminas, como la A, la E y varias del complejo B, debido a que evita su oxidación. Otras funciones son:

  • Mejora la visión y previene enfermedades oculares.
  • Es un potente antioxidante, por lo que ayuda a prevenir el envejecimiento precoz.
  • Posee una función antibacteriana.
  • Facilita la producción de estrógenos en la menopausia, por lo que ayuda a calmar algunos síntomas de ésta, como lo son los calorones.
  • Posee propiedades laxantes.

Deficiencia de Vitamina C

Debido a la situación alimenticia de los países industrializados, es poco probable que una persona padezca déficit de vitamina C, pero existen algunos grupos que son más propensos a padecerlo, como los fumadores.

Los síntomas de que nuestro cuerpo no posee la cantidad adecuada de ácido ascórbico son:

  • Cabello seco y quebradizo.
  • Inflamación y sangrado de las encías.
  • Piel áspera y reseca.
  • Cicatrización lenta de las heridas.
  • Aparición de hematomas (moretones) con facilidad.
  • Sangrado de nariz.

¿Qué alimentos contienen Vitamina C?

Los animales no son capaces de sintetizar vitamina c, por lo que no la encontramos en ningún producto de este tipo.

En cambio, es abundante en el reino vegetal, estando presente principalmente en los cítricos, verduras verdes, frutillas, mangos, kiwis, piñas y pimentones.

Historia

En 1948, la flota de Vasco de Gama sufre de escorbuto, siendo este el primer reporte de esta enfermedad producida por la carencia de alimentos frescos en la dieta. Esta enfermedad se comenzó a generalizar en las tripulaciones de los barcos, quienes por razones obvias, no poseían la variedad y cantidad adecuada de alimentos para todo el viaje. Debido al desconocimiento, las personas comenzaron a especular que la enfermedad era producida por el frío de los mares, algunas maderas de los barcos o hasta por la “sangre corrompida”.

Transcurridos varios años, en el siglo XVIII se demostró que esta era una enfermedad producida por una carencia alimentaria. Por ejemplo, en 1743 una ciudad padeció de una epidemia de escorbuto, y se dedujo que era a causa de la carencia de frutas y verduras, pues estos alimentos eran los únicos que escaseaban en aquel momento. Posteriormente, James Lindt experimentó cuál sería la cura a esta enfermedad, seleccionando seis grupos de marineros que la padecían, y asignándoles tratamientos diferentes a cada uno de ellos. El grupo cuya dieta incluía jugo de naranja y limón evolucionó positivamente. Si bien con esto no se detectó que producía la enfermedad, al menos sabía con qué se podía tratar, remedio que fue copiado por varias flotas en el mundo.

En 1927, Albert Szent-Gyorgyi aisló el ácido ascórbico de las naranjas, limones y coles, obteniéndolo en forma cristalina y demostró que era esta vitamina la que curaba el escorbuto, enfermedad que se produce por su deficiencia severa.

 

Fuentes:

Vitamina C

Vitamina C – Ácido Ascórbico

Vitamina C

Vitamina C

Historia del descubrimiento de la vitamina C




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *