Search
Sábado 19 Agosto 2017
  • :
  • :

Chile más cerca de la Accesibilidad Universal

Una gran noticia para toda la ciudadanía chilena es que finalmente, luego de una espera de más de cinco años, se publicó en el Diario Oficial la modificación de la Ordenanza General Sobre Urbanismo y Construcciones, para adecuar el reglamento a las exigencias de la Ley 20.422, que establece las normas sobre Igualdad de Oportunidades e Inclusión Social de Personas con Discapacidad.

Mucho se critica (y con mucha razón) que los espacios públicos del país no son aptos para personas discapacidades. Felizmente, este punto débil   se ha fortalecido mediante esta nueva Ordenanza, la que establece, entre otras cosas, los siguientes puntos:

  • El requisito de incorporar una Ruta Accesible, que se define como “parte de una vereda o de una circulación peatonal, de ancho continuo, apta para cualquier persona, con pavimento estable, sin elementos sueltos, de superficie homogénea, antideslizante en seco y en mojado, libre de obstáculos, gradas o cualquier barrera que dificulte el desplazamiento y percepción de su recorrido.”
  • La exigencia de presentar un Plano de Accesibilidad, que grafique el cumplimiento de las normas de accesibilidad con el trazado y ancho de la ruta accesible, incorporando, según sea el caso, los accesos, recintos y áreas del edificio que ésta ruta conecta. Esto significa que se podrá garantizar desde el proyecto la existencia de un itinerario libre de obstáculos, gradas o barreras que asegure el desplazamiento independiente de todas las personas, desde el estacionamiento hasta todos los recintos de uso público.
  • El 3 de marzo de 2019 los edificios existentes, de uso público o que presten servicio a la comunidad, deberán efectuar las adecuaciones necesarias para que las personas con movilidad reducida puedan acceder y utilizar las inmediaciones públicas de manera autónoma.
  •  Además, en 2018, los bienes nacionales de uso público, administrados por organismos del Estado o Municipalidades, deberán ser accesibles y utilizables de manera independiente y sin dificultad por personas con discapacidad, en especial, las veredas, pasarelas peatonales, parques y plazas.
  • El Artículo 5.2.9. entrega también una solución a uno de los mayores problemas de fiscalización: “Las Direcciones de Obras Municipales podrán en cualquier momento, después de la recepción definitiva de una obra, fiscalizar el cumplimiento de las normas sobre seguridad, conservación de las edificaciones, accesibilidad universal y discapacidad.”

¡Excelentes noticias!

 

Fuente: Corporación Ciudad AccesibleAccecibilidad Universal 2

 

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *