Search
sábado 21 octubre 2017
  • :
  • :

Niños son los más vulnerables al cambio de horario de invierno

Cambio de horario

Esta nueva hora, además de producir trastornos del sueño, puede generar falta de productividad, estrés, falta de concentración, irritabilidad, entre otros problemas que pueden perdurar en el tiempo.

El sábado 13 de mayo comenzará a regir el horario de invierno en nuestro país, por lo que a las 00:00 el reloj deberá atrasarse una hora, quedando en las 23:00 horas. Este cambio permitirá que las personas comiencen su jornada de actividades con la luz del día y con temperaturas menos bajas que si lo hicieran una hora antes

El psicólogo e hipnoteraputa de Hipnosalud, José Luis Rojas, explica que

“el cerebro necesita luz para funcionar bien por lo que es importante aprovechar al máximo la luz del día. Cuando las personas se levantan a oscuras, sobre todo los niños, la primera media hora el cerebro aún está aletargado, lo que es preocupante debido a los niños tienen que tomar locomoción colectiva, cruzar calles y eso los hace más vulnerables. Con relación a los adultos, la productividad evidentemente es menor con poca luz, ya que el cerebro la necesita para estar 100% activo”.

Al tener una menor capacidad de adaptación, los niños son los más afectados con estos cambios, pudiendo presentar alteraciones del sueño, cambios en el estado de ánimo y un bajo rendimiento intelectual y físico, problemas que deberían durar hasta que la persona se adecua al ritmo de la nueva hora establecida.

El reloj biológico de los niños puede tardar varios días, incluso un par de semanas en adaptarse al nuevo horario, por lo que es común que presenten cansancio, fatiga, dificultades para concentrarse, menor rendimiento escolar, irritabilidad  o falta de apetito”, afirma el psicólogo.

Trastornos más comunes

José Luis Rojas  agrega que, en general  “el sueño produce  falta de productividad, impuntualidad, la gente se levanta con menos energía, afecta la concentración y también provoca  irritabilidad, lo que claramente influye en la manera en que llevamos las relaciones personales y laborales”.

En gran parte de los casos, los trastornos del sueño comienzan  y persisten por un tiempo. El tratamiento más habitual es el farmacológico. Sin embargo, éste no elimina  las causas profundas del insomnio, por lo que uno de los tratamientos más recomendados para mejorar esta situación es la hipnosis.

“La hipnosis regula automáticamente el sueño, ya que ayuda a controlar los estímulos que generan el insomnio y hace que perdure en el tiempo. Hace que el cerebro se relaje y llegue a un estado previo al sueño, que es el trance. En ese estado la respiración se hace lenta, calma el ritmo cardíaco y se oxigena el cuerpo como corresponde. Además se pueden hacer cambios a nivel inconsciente”, añade el especialista.

Rojas expone que esta terapia complementaria, a diferencia de lo que se ve en televisión, es una técnica terapéutica confiable y con un amplio respaldo científico. Con ella se pueden tratar los más diversos problemas. Asimismo, es importante saber que durante un proceso de hipnosis, la persona siempre será consciente de lo que ocurre alrededor, recordando todo lo sucedido.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *