Search
Sábado 22 Julio 2017
  • :
  • :

18 preguntas que siempre te hiciste sobre los aviones comerciales

Muchas personas evitan subirse a aviones por miedo a que ocurra un accidente, pero la verdad es que transportarse en avión es algo muy seguro, ya que estos son constantemente sometidos a controles mecánicos y los pilotos están siempre capacitándose para mantenerse al día en la contingencia aeronáutica. De todas maneras en Siempre Sano Magazine quisimos responder a las más típicas preguntas que surgen respecto a este tema.

1.- ¿Puede tu celular causar problemas en el avión?

Existe la posibilidad. Es muy poco probable que tu tablet o tu teléfono causen problemas en los sistemas de navegación de un avión comercial. Sin embargo, aún no está claro qué pasa si todos los pasajeros tuvieran encendidos sus equipos electrónicos durante el despegue o el aterrizaje. En el vuelo, en cambio, la mayoría de las líneas aéreas ha permitido que los pasajeros usen sus dispositivos electrónicos.

2.- ¿Los aviones no tienen fila 13?
Sí. Si no pasas por debajo de escaleras y evitas cruzar en frente de gatos negros, entonces este mito es para ti: Muchas aerolíneas han optado, históricamente, por saltarse la fila Nº13 de asientos, para cuidar a los pasajeros más supersticiosos. Una de las pocas líneas aéreas que sigue conservando la fila 13 es Alaskan Airlines.

3.- ¿Los baños tienen ceniceros pese a que no se permite fumar?
Sí. La mayoría de los vuelos comerciales tienen la estricta regla de prohibición de fumar. Esta norma rige desde 2001 en casi todo el planeta. Sin embargo, la autoridad aeronáutica de EE.UU. obliga a que todos los aviones que surquen los cielos de ese país cuenten con ceniceros. ¿Por qué? Porque en 1973 un cigarrillo eliminado clandestinamente provocó la caída de un avión en ese país.

4.- ¿Los aviones evitan el Triángulo de las Bermudas?
No. La leyenda dice que más de 1.000 aviones y barcos han desaparecido en el misterioso “Triángulo de las Bermudas”, mientras cruzaban desde Puerto Rico al estado de Florida. Es por eso que la imaginación popular ha creado esta zona de prohibición. Sin embargo, la realidad es que eso nunca ocurrió: Los aviones han volado desde siempre por esa zona -y continúan haciéndolo-. Los expertos explican que el “riesgo” vale la pena, cuando la alternativa es un desvío de más de 2.000 kms.

5.- ¿Es cierto que los tripulantes de cabina tienen que tener “ciertos tamaños”?
Sí. Idealmente, los tripulantes de cabina deben medir más de 1,56 metros. ¿Por qué? Porque necesitan poder alcanzar los compartimientos de equipaje internos del avión y desplegar, en caso de emergencia, los toboganes de emergencia manualmente.

6.- ¿Un rayo puede botar un avión?
Generalmente, no. Uno podría pensar que un gran tubo de metal volando en medio de una tormenta es el blanco perfecto para los rayos. Y de hecho, lo es: Al menos una vez al año un avión es alcanzado por un rayo. Sin embargo, el último avión que sufrió un accidente luego de ser alcanzado por la electricidad fue en 1967. En la actualidad, las aeronaves pasan una enorme serie de estrictas certificaciones para tormentas y turbulencia.

7.- ¿Te puedes “drogar” con el oxígeno de las máscaras de emergencia?
No. Si viste a Brad Pitt en el “Club de la Pelea”, lamentamos decepcionarte. El oxígeno proporcionado por estos dispositivos sí puede hacerte sentir más relajado, pero respirar oxígeno al 100% puede incluso ser dañino. Lo que realmente te hace sentir mareado es la falta de oxígeno que puede provocar la pérdida de presión en la cabina. Es esa la razón por la que las aerolíneas proveen estas máscaras.

8.- ¿Cuando el piloto va al baño nadie puede pararse?
Sí. Sorprendente, pero cierto. Cuando la señal de abrochar cinturones está encendida, todos los los pasajeros deben permanecer sentados. Sin embargo, no siempre se debe a turbulencias: Puede ser que la persona está a cargo de los controles está tomando un break.

9.- ¿La gente se emborracha más rápido en un avión?
No. Mucha gente lo cree: que la “falta de oxígeno” a bordo de un vuelo significa que el alcohol va a tener un efecto mucho más potente y rápido en el cuerpo. Sin embargo, las investigaciones no han encontrado diferencias notables en los efectos del alcohol en tierra o volando a 12.000 pies de altura.

10.- ¿Son más seguros los asientos cerca de las salidas de emergencia?
No. Si bien sentarse en estos asientos, que tienden a tener mucho más espacio, es significa una enorme comodidad, no tiene un impacto real en la seguridad. Los accidentes aéreos involucran una serie de razones y factores, por lo tanto, no existen asientos más seguros que otros. Lo único realmente importante es siempre preocuparse de localizar las salidas de emergencia cada vez que tomes un vuelo.

11.- ¿Es más probable resfriarse en un avión?
No. ¿Es cierto que el aire recirculado dispersa los gérmenes? Los aviones son diseñados con un sistema de filtros de aire de alta eficiencia (HEPA). Toman el aire desde el exterior, lo mezclan con el que está siendo reciclado, eliminando así todas las toxinas y gérmenes. Así, un cambio completo de aire ocurre cada 2 a 4 minutos.

12.- ¿Se pueden abrir las puertas en medio de un vuelo?
No. En los registros de la aeronáutica mundial hay varios incidentes que relatan cómo pasajeros, la mayoría de ellos medio dormidos, han tenido momentos de locura y han intentado abrir las puertas para escapar del avión en medio de un vuelo. Estos episodios terminan en escenas de película, donde otros pasajeros, llenos de valentía, evitan que los desastres ocurran. Sin embargo, aparte del mal rato, realmente no hubo una amenaza. Los aviones comerciales utilizan una tecnología llamada “puertas plug”: La presión sella la puerta, y para abrirla necesitarías de la fuerza de unos 100 levantadores de pesas al mismo tiempo.

13.- ¿Podrías quedar “atascado” en el baño de un avión? No.
Mucha gente tiene temor de ser succionado por el baño de un avión. De hecho, hay cientos de posts en sitios de aviación y viajes haciendo la misma pregunta. Sin embargo, los expertos explican que es técnicamente imposible que esto ocurra, debido a la forma y el tamaño de los inodoros de los aviones.

14.- ¿Puedo conseguir un “upgrade” si me quejo lo suficiente?
No. Los expertos de Skyscanner hicieron decenas de pruebas en distintos vuelos, y en ninguno lograron que con quejas les cambiaran su asiento por uno mejor. Ellos aconsejan que la mejor forma de conseguir un lugar mejor es preguntar educadamente en el momento en que llegas al mesón de atención -antes de abordar- si hay alguna posibilidad de cambiar de asiento.

15.- ¿Es difícil servir bebidas en el vuelo?
Sí. El gas de las bebidas, combinado con la altitud de vuelo hace que sea más difícil servirlas arriba de un avión que en tierra. Sin embargo, la mayoría de los tripulantes de cabina están entrenados para estas tareas, por lo que hacen que sea vea muy simple de realizar.

16.- ¿Los pájaros chocan con aviones frecuentemente?
Sí. Y pese a que ha habido un par de casos graves, la mayoría de las veces nadie se da cuenta. El mayor riesgo en un vuelo ocurre cuando el avión es cuando despega o aterriza: básicamente porque a gran altitud no se va a encontrar con pájaros. Algunos aeropuertos como el de Nueva York o el de Londres, se encuentran cerca de zonas con alta concentración de animales. Sin embargo, no se han reportado incidentes debido a que las aves tienden a mantenerse alejadas de los aviones.

17.- ¿Hay que abrir los cubre ventanas durante despegue y aterrizaje?
Sí. El capitán John Cox, con más de 20 años de experiencia, comenta que no es una obligación. Es un tema de criterio. Sin embargo, la razón por la que algunas de ellas lo aplican es porque, en caso de alguna emergencia, los servicios de respuesta pueden ver qué está ocurriendo al interior de la nave. Además, al contar con luz exterior, los ojos de los pasajeros se van a adaptar más rápido al exterior y, así, pueden evacuar más rápido.

18.- ¿Existe la misteriosa regla 240?
No. Al menos, ya no. Mucha gente comenta en foros online que existe una misteriosa regla 240 que podría hacer que te compensaran por cualquier inconveniente que hayas enfrentado. La realidad es que fue una condición que el Departamento de Transporte de EE.UU. impuso a las aerolíneas para que los pasajeros fueran tratados de la mejor forma posible. Sin embargo, hoy todas las aerolíneas tienen políticas distintas, que se adaptan a las regulaciones de distintas partes del mundo. Si quieres conocer tus derechos, lo más relevante es leer las condiciones del servicio de cada línea aérea antes de embarcarte.

Fuente: Emol.com 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *